Páginas vistas en total

domingo, 25 de marzo de 2012

Salazar reitera ser "semianalfabeto" ante el TSXG y pide su absolución por amenazas


El exlíder gitano defendió en la vista de apelación que fue extorsionado por rumanos


Raúl Jiménez Salazar, que fue dirigente de la asociación gitana "Chanela" y de la Federación Gallega de Asociaciones Gitanas, reiteró ayer ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, TSXG, su casi total incapacidad para leer y escribir, lo que le eximiría como autor de varios mensajes amenazantes que recibieron una trabajadora social del Concello de Ourense y su marido en 2009.
El tribunal del jurado que le declaró culpable el pasado 1 de diciembre consideró que Jiménez Salazar escribió los citados sms exigiendo dinero y la Audiencia le aplicó por ello una condena de 26 meses de prisión e indemnización de 3.500 euros a la víctima por los daños morales ocasionados, así como la prohibición de acercarse a la trabajadora social y a su familia.
El procesado recurrió la sentencia y ayer se celebró en el TSXG la vista de apelación, en la que volvió a repetir sus argumentos, incidiendo especialmente en su incultura.
Al término de la vista, el abogado del procesado, José Manuel Rodríguez, alegó que su cliente es "semianalfabeto" y que no pudo, por ello, escribir mensajes amenazadores.
Los hechos que le han sentado en el banquillo de los acusados, tal y como quedaron probados en la vista celebrada en la Audiencia de Ourense, ocurrieron entre los días 9 y 11 de agosto de 2009, cuando, con "el ánimo de conseguir un fácil enriquecimiento", envió varios mensajes por móvil a la trabajadora social y a su esposo exigiéndoles, con amenazas, la entrega de 6.000 euros.
El acusado fue detenido por la Policía cuando se dirigía a recoger esta suma de dinero en una papelera.
Para justificar su presencia "innegable" junto a la citada papelera, según reconoció ayer el abogado defensor, Raúl Jiménez argumentó que él también había sido víctima de una extorsión y que dos rumanos le habían encargado que recogiese el dinero y que harían daño a su familia si no lo hacía.
El letrado también incidió ayer en la prueba pericial caligráfica aportada en el juicio, "que afirma que a Raúl le cuesta escribir su nombre y tiene serias dificultades para escribir un texto". Insiste en que su cliente no pudo escribir unos mensajes que, según José Manuel Rodríguez, escribió una persona que "maneja perfectamente el lenguaje".
 FUENTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario